El mejor blog sobre seguridad

Cómo actuar cuando tienes okupas

Equipo de Redaccion

23/12/2016

Una de las mayores preocupaciones entre propietarios de segundas viviendas es la exposición a que sean ocupadas, sobre todo si pasan la mayor parte del tiempo sin habitar. ¿Y qué pasa si ya los tenemos? ¿Qué debemos hacer cuando en nuestra casa han entrado okupas?

Cuando se da un caso de ocupación aunque la legislación vigente ampara siempre al propietario este tiene poco margen de actuación. Lo importante es seguir los pasos explicados a continuación para que el proceso se lo más rápido y menos traumático posible.

Denuncia: el primer paso para actuar contra los okupas de tu propiedad es presentar una denuncia en comisaría. Si los okupantes no han cambiado la cerradura todavía la policía podrá personarse en la casa y echarlos. No debemos preocuparnos de llevar a comisaria un abogado o cualquier escritura que demuestre la propiedad de la vivienda. En esta primer paso no será necesario, aunque después la policía comprobará la veracidad de la denuncia.

Cerradura: como hemos dicho si el okupa no ha cambiado todavía la cerradura de la vivienda la policía podrá entrar directamente y expulsarlos. Al fin y al cabo el propietario es el que tiene la llave. Sin embargo, si la puerta se ha forzado sin destrozos y se ha cambiado la cerradura el problema ya es mucho mayor y el proceso será mucho más complicado.

Resquicio Legal: algunos de los propietarios que ya se han enfrentado a okupaciones aconsejan, en contra de los expertos, no denunciar y hacer frente de forma personal al problema. La idea es esperar a que los okupas salgan de la vivienda y cambiar de nuevo la cerradura cuando no estén. De este modo no podrán volver a entrar y si lo intentaran entonces denunciar. Hecha la ley, hecha la trampa.

Identificación: a la hora de enfrentarse al proceso judicial que supone echar a los usurpadores de la casa es importante que estos estén identificados, pues de otra manera no podrá citárseles para declaraciones. Lograr la identifiación es en ocasiones muy complicado pues saben que sin su nombre el procesamiento puede alargarse indefinidamene.

Primera o segunda vivienda: tanto las penas al okupa como el proceso judicial varia dependiendo si la casa okupada es la residencia habitual del propietario o es una segunda vivienda. En el primer caso el delito perpetrado será de allanamiento de morada y la justicia irá mucho más rápida. Por el contrario, si se trata de una segunda vivienda la pena no será mayor a una multa y costará más lograr una solución.

Cuánto tiempo y cuánto dinero: lograr que se desaloje la vivienda puede costar entorno a un año, dependiendo del caso. Es habitual que tras un proceso judicial los propios intrusos abandonen la propiedad antes de la fecha de desalojo. Este proceso puede costarle a un propietario entre 600 y 3.000 euros.

Luchar contra este fenómeno social puede llegar a ser una pesadilla. Mejor prevenir que curar. Protege tu vivienda con un sistema de seguridad. En asesoralarmas.com te ayudamos a encontrar el tuyo. ¡El que compara SIEMPRE gana!

0 comentarios